Jueves 18 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 18 de Abril de 2024 y son las 08:37 - URGENTE PRIMICIA QUIMERA. MANGIAFICO " D'AGOSTINO PODRIA SER IMPUTADO" / La Corte Suprema de Paraguay realizará una conferencia virtual sobre Prospectiva Jurídica con la participación del Ministro Coordinador del Fuero Penal Colegiado de Mendoza, Dr. José Valerio / JUSTICIA DE MENDOZA, ENTRE LA POLITIZACION Y EL MIEDO AL MIEDO. / AMIA: 5 claves para entender el fallo de Casación en la causa por el encubrimiento del atentado. / LIGA MUNICIPAL DE DEPORTES EN SAN CARLOS. / "SON LA 7723" DESTRATO E IMPUNIDAD DEL MAYOR LOBBISTA MINERO, AL REFERIRSE A LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS EN MENDOZA / Innovación en la gestión pública: claves para un Estado eficiente / El alocado festejo de Dibu Martínez con el público del Aston Villa y el especial mensaje para el Arsenal tras el estupendo triunfo / MUCHO QUE DECIR - MUCHO QUE APRENDER. POR LOS MEJORES.- / OPERATIVO NARCOCRIMINALIDAD EN VALLE UCO. COCAÍNA DE MÁXIMA PUREZA. / LAS MEJORES HISTORIAS INSPIRADORAS.- / JUSTICIA MENDOCINA ?PARIÓ LA ABUELA? RECLAMO DE AYUDANTES FISCALES. / CITAS Y FRASES.- / LOS POLICIAS DE MENDOZA NO SOLO LE PONEN EL PECHO A LAS BALAS, TAMBIEN DONAN PARA ARREGLAR LO MÓVILES Y DEPENDENCIAS POLICIALES. / BECAS DE TRANSPORTE EN SAN CARLOS. / Sí hay pauta, en Mendoza hay plata. / "Insólito: Los abogados no conocen como se hace una elección: Ni la Presidente mujer distingue lo que es la participación de las mujeres" / CURIOSIDADES.- / MUCHO QUE DECIR - MUCHO QUE APRENDER. POR LOS MEJORES.- / EL GOBIERNO DE MENDOZA APROVECHO EL MOMENTO Y REFLOTÓ EL PROYECTO SAN JORGE. /

ACTUALIDAD

5 de marzo de 2024

TELAM, crónica de un final anunciado. Por Fernando Pedrosa

El autor de la nota realiza un trabajo brillante desde el nacimiento de Telam hasta la fecha, los lectores pueden estar a favor o en contra del cierre, pueden estar preocupados o no por la situación de los trabajadores, pero no puede ser el lector ajeno a el nacimiento de la Agencia, sus fines en la génesis y como fueron potenciando a su favor los distintos gobiernos.
TELAM nació abril de 1945 como acrónimo de Telenoticiosa Americana. Fue creada por la dictadura militar que tomó el poder en 1943 para usarla como instrumento de propaganda, sobre todo, para defender la posición predominante entre los uniformados argentinos en la Segunda Guerra Mundial, es decir, a favor del eje nazi-fascista. Pero también como parte de la organización de un aparato de inteligencia estatal. Al poco tiempo, fue creada la tristemente célebre Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), de la que Télam llegó a depender durante un tiempo.

Uno de los padres de la criatura fue el secretario de Trabajo de aquella dictadura, Juan D. Perón, que usó profusamente la agencia para la campaña electoral que lo hizo presidente en 1946. Telam funcionaba con el aporte de capitales mixtos, pero el peronismo la estatizó totalmente y la puso al servicio de la maquinaria de propaganda que comandaba Raúl Apold.
La agencia fue privatizada en el gobierno de Arturo Frondizi, clausurada por el de José María Guido y Arturo Illia decidió no (re)estatizarla, aunque permitió un funcionamiento limitado y bajo manos privadas. Los radicales de entonces conocían en carne propia los riesgos del Estado presente.
Telam nació en una dictadura y la volvió a estatizar otra, la del Gral. Juan Carlos Onganía en 1968. Además, el militar centralizó en la agencia la publicidad oficial, hoy llamada pauta. En 1973 y con Perón nuevamente en el poder, Télam sumó el monopolio de la distribución de noticias a nivel nacional mientras la sombra de José López Rega oscurecía aún más la tarea de la agencia.
Otra dictadura, la iniciada en 1976, dio gran importancia a Telam, a la que asoció con los servicios de inteligencia, la persecución de periodistas y opositores y la censura. También destruyó parte de su archivo. Durante la Guerra de Malvinas, Télam jugó un papel clave para sostener el engaño de la opinión pública sobre el rumbo del conflicto.
Cuando retornó la democracia, la agencia era un ámbito ligado a la “inteligencia militar”, y en algunos casos al viejo peronismo, y todos ellos eran una fuente continua de rumores y operaciones en el contexto de un gobierno débil que luchaba por sobrevivir.
El menemismo incluyó a Telam en los decretos de reforma del Estado, sin embargo, sobrevivió tal como estaba. La vieja agencia siempre resultaba una herramienta apetecible para quienes buscaban manejar información y pauta oficial sin mucha transparencia ni control. Fernando De la Rúa intentó diluirla en un multimedio estatal, pero Duhalde volvió atrás la decisión y consolidó el negocio conformando Télam Sociedad del Estado.
A partir del año 2003, la producción y distribución de noticias favorables al flamante gobierno de Néstor y luego de Cristina Kirchner (CFK) alcanzaron un grado de fanatismo y falta de profesionalidad notable. Similar al del programa de la TV pública 678. El presupuesto no paró de crecer y su planta de personal se extendió por todo el país (con oficinas y corresponsales). Al poco tiempo también tendría corresponsales en países de América Latina y Europa.
Néstor Kirchner designó como director al periodista de Pagina 12, Alberto Dearriba (2003-2005). En esta etapa comenzó el reparto abusivo y discriminatorio de la pauta oficial. La gestión de Dearriba terminó en un escándalo con un allanamiento realizado por la jueza Servini de Cubría que, a la vez, permitió que agentes de la División Defraudaciones y Estafas se llevaran de la agencia expedientes de órdenes de publicidad con presuntas irregularidades.
El siguiente director fue el también periodista de Pagina 12 Martín Granovksy (2005-2009), que impulsó una versión aún más ideologizada de la tarea periodística que incluyó la realización de un curso sobre “Peronismo para extranjeros”. La impronta partidaria era indetenible. Los desmanejos económicos también. A la vez se reforzarían las operaciones políticas en vinculación con la SIDE.
La primera operación buscó vincular a Duhalde con el crimen del militante trotskista Mariano Ferreyra, otra que tuvo impacto fue distorsionar declaraciones del dirigente cordobés José De la Sota. También hubo operaciones contra peronistas disidentes (Juan José Álvarez y Esteban Caselli), y una ya olvidada, pero impactante, en torno al supuesto secuestro de Luis Gerez. También trascendió públicamente un cable acusando a un juez de vínculos criminales que no eran ciertos.
Pero la operación que más se recuerda hasta hoy fue la realizada contra el político opositor Enrique Olivera y que tuvo en Telam a sus autores intelectuales y materiales.
En la medida que la agencia manejaba más y más poder y presupuesto, comenzó a ser deseada por los diversos grupos del kirchnerismo que fueron colocando dirigentes en diversos cargos y generando constantes disputas entre ellos. Luego de Granovsky, el nuevo director Martín García (2010/2012) proclamó públicamente que quería un periodismo militante antes que uno profesional. García recomendó a los periodistas llevar libros de Arturo Jauretche para consultarlos diariamente. La agencia dedicaba amplios espacios a los Kirchner y colaboraba con la agencia de noticias chavista. El vocero de Luis Delia tomó el control de la sección política.
Sendos escándalos se produjeron al agregar una nueva sección por el 17 de octubre y un cable con el cumpleaños de CFK. Así García fue eyectado en medio del crecimiento en la planta, aumentos de sueldos y el anuncio de una frustrada megafiesta (la “fiesternauta”) a realizarse en Parque Norte y con un gran gasto que incluía una lista de artistas famosos.
La agencia ya era un botín que alimentaba internas en el reelecto gobierno de CFK que entonces iba por todo. Los reemplazantes de García fueron Santiago “Patucho” Álvarez y Fabián “Conu” Rodríguez (entre 2012 y 2015), muy cercanos a La Cámpora. Así se imprimieron y diseñaron diversos productos de merchandising, como tarjetas postales con la imagen de CFK o la impresión en alta calidad de Néstor Kirchner luchando contra los buitres.
Posiblemente una de las operaciones de inteligencia más fuertes fue sobre el periodista que había informado primero sobre el crimen del fiscal Alberto Nisman. Telam difundió una captura de pantalla del sistema de ventas de Aerolíneas Argentinas donde se detallaba el itinerario del periodista Damián Patcher, quien se hallaba amenazado y buscaba desesperadamente huir del país. La acción de Telam volvía a Patcher un blanco visible.
El gobierno de Mauricio Macri intentó hacer lo que ahora, ante el cierre inminente, muchos le reclaman al gobierno de Javier Milei. Un plan racional que preservara lo poco bueno que todavía tenía la agencia en materia periodística. Para entonces la agencia solo recaudaba por sus servicios el 4% del presupuesto que necesitaba para funcionar. 
Sin embargo, la oposición a cualquier cambio fue total, por parte de los sindicatos, el progresismo político y cultural y la mayoría de la corporación periodística. El fin del gobierno de Macri encontró a la agencia con un 20% de empleados menos de lo que la recibió, lo cual en la historia de Telam no era algo menor. Finalmente, la justicia laboral bloqueó todo intento de reforma.
Los cuatro años de Alberto Fernández solo confirmaron las impresiones sobre la agencia. La planta creció otra vez y se creó una corresponsalía en la Antártida. Las persecuciones políticas internas volvieron aflorar lo cual no fue obstáculo para que la Asociación de Periodistas de Radio y Televisión (APTRA) le otorgará a Telam un premio Martín Fierro. Su directora, Bernarda Llorente (2020-2024), designó un directorio solo con mujeres y sumó acusaciones por desinformar en una causa de espionaje ilegal que llevaba adelante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi.
Combinar Estado, gobierno y noticias no es una tarea sencilla. En Argentina, es aún más complejo, pero Telam parece haber llegado al fin de su camino.
Los argumentos que defienden la continuidad de una agencia estatal de noticias ya no tienen asidero en el periodismo contemporáneo. Es como sostener el uso de la impresora de puntos. 
Pero, además, los reclamos airados que piden mejorar la gestión y darle un renovado rumbo periodístico, en lugar de cerrarla, solo esconden la voluntad de no cambiar nada. Y eso ya es evidente. Posiblemente la gestión macrista fuera la última oportunidad de hacer algo medianamente razonable y esos mismos sectores la boicotearon radicalmente.
En más de 80 años Telam nunca fue lo que supuestamente podría ser en los relatos de las “almas bellas”. Como ocurre también con otros espacios paradigmáticos del Estado tomados por la corrupción y la militancia.
No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca, jamás, sucedió.

Fuente Ricardo Raúl Benedetti.

COMPARTIR: